Festival de Plovdiv (Bulgaria): las encrucijadas de la escena.

Teatro romano de Plovdiv

Teatro romano de Plovdiv

Publicado en “Primer Acto”, Nº  275 (Septiembre-Octubre 1998)

 

Teatros llenos, público entregado, entusiasmado con las variadas propuestas de la organización de un festival que cuenta sólo dos años de existencia, que camina todavía sin apenas ayudas -excepción hecha de la del propio Ayuntamiento y la de algunos sponsor-, y que tiene ya, sin embargo, ese marchamo de lo que aspira a consolidarse y va por el buen camino para conseguirlo.

En primer lugar por la idoneidad de la propia ciudad. Plovdiv, situada en mitad de la llanura de Tracia, a unos ciento cincuenta kilómetros de Sofía, cuenta con una población cercana al medio millón de habitantes y es la segunda en importancia y en densidad de Bulgaria. Siete montes la circundan, como no se cansan de repetir orgullosos algunos de sus habitantes, y su interior alberga la ciudad vieja, en donde ya existen tres -Trimontium- desde la época romana. Esa cultura ha dejado innumerables huellas. Sin duda la más destacada un magnífico teatro, de tres mil quinientas plazas, edificado por Marco Aurelio en el siglo II, recientemente descubierto. Por lo demás, la ciudad, en donde pueden verse magníficas construcciones de madera, esconde también pintorescos lugares, empinadas cuestas, y suficientes espacios en donde poder mostrar espectáculos de diferentes formatos.

En segundo lugar por la propia organizadora, la Fundación Avanstzcena que ha hecho un ingente esfuerzo de superación con respecto a la edición anterior y que ya alberga planes ambiciosos para la siguiente en la que se espera conseguir ayuda económica del Ministerio de Cultura búlgaro, y de otros organismos internacionales. Cuatro personas encabezan una amplia organización técnica y humana: los actores Stephan Danilov y Sotir Mainlovski, Dotcho Nanov, buen conocedor de la cultura española, y Nikolay Ichkov, hombre que compagina sus tareas culturales con la presidencia de un equipo de fútbol de la segunda división búlgara.

 

Los espectáculos.-

Para la presente edición los responsables han buscado un título: las encrucijadas de la escena. No es un título inocente. Responde al deseo de presentar de manera compensada las diferentes tendencias y los variados mecanismos de creación dramatúrgica y de puesta en escena en que se encuentra el teatro búlgaro y los paises con los que cultural y geográficamente se siente más cercano. Un teatro y una cultura que no pueden ser ajenos, por tanto, a las convulsiones sociopolíticas que esta zona inequívocamente mediterránea ha vivido en el último lustro y de las que quedan tantas heridas abiertas. Un magma todavía hirviendo y del que el teatro comienza a extraer material dramático, seguramente con la finalidad de no pasar sencillamente de página.

En los días que estuvimos en Plovdiv pudimos ver varios espectáculos de interés. La mayor parte de ellos interpretados por actores y actrices que conocen bien su cuerpo, su voz, y dominan por tanto, con sobriedad y talento, los canales de la comunicación con el espectador. Son actores que “están sobre las tablas”, que pisan con firmeza y suavidad, que no se esconden detrás de las impecables puestas en escena pero que tampoco secuestran al personaje en las mazmorras del exhibicionismo y/o de la sobreactuación. Los ecos y las enseñanzas de Brecht, de Stanislavski, de Meyerhold, no han sido para ellos un caudal intelectualizado de referencias, impuesto por determinadas circunstancias, sino una metodología que les ha servido, primero en la escuela y después en el escenario, para encarar rigurosamente su oficio y dirigirlo hacia un horizonte estético homogéneo y compartido con directores, escenógrafos e incluso dramaturgos. Tal vez esta coherencia global sea una de las constantes también en la mayoría de los buenos espectáculos producidos en el Este europeo y que hemos tenido oportunidad de admirar este año en otros países como Rumanía o Yugoeslavia.

Desde esta perspectiva nos pareció interesantísima la puesta en escena de Los bajos fondos, de Gorki, con dirección de Alexander Morfov, para la compañía del Teatro Nacional. El texto que fuera montado en 1902 por Stanislavski con un éxito extraordinario, sirve ahora para edificar un moderno espectáculo de más de tres horas de duración, rebosante de inteligencia y de equilibrio, de humor y de sobriedad dramática, ubicado en unos parámetros lingüísticos que a los espectadores españoles nos hacía recordar a cada momento las teorías que sobre el esperpento nos explicara Valle Inclán y que tanta relación guardan con lo que Meyerhold propugnaba como mecanismo de esclarecimiento de los conflictos y los comportamientos sociales. Excelente puesta en escena, y magnífica la interpretación de los diecisiete actores.

Menos convincente nos pareció lo que venía con la vitola de la modernidad y la alternativa. La Compañía del Palacio Nacional de la Cultura presentaba Transportig, texto basado en el guión de la película y que estaba dirigido por el joven Ivan Pantaleev. Tal vez nuestro caudal de referencias nos haga impacientarnos ante lo que nos parece que ya hemos visto, y no valorar en su justa medida el hecho de que otros no hayan visto eso mismo. Sea como sea, no fue lo que se presentaba como nuevo lo que nos pareció más novedoso.

Porque ahí había también una excelente voluntad de riesgo y novedad en la versión que de Mucho ruido y pocas nueces, de Shakespeare, que había dirigido Kasimir Spasov para la joven pero adiestrada compañía del Teatro del Ejército. Y qué decir de lo que para nosotros constituyó la gran sorpresa del festival: El coronel pájaro, del autor búlgaro Hristo Bojcev, dirigido por el director yugoeslavo Radoslav Milencovich, con actores de esa nacionalidad.

Maticemos la sorpresa. El que esto escribe tuvo la oportunidad de ver este espectáculo en Budva, ante un público y unas condiciones diferentes. La respuesta, la misma: el público riendo y participando de una aguda y sutil reflexión sobre el conflicto de los Balcanes, en donde el papel de la Comunidad Europea y de sus organismos militares no queda precisamente muy bien parado. Siete actores excelentes y un mínimo decorado pensado por Juraj Fabri, para crear un pequeño universo de signos escénicos en donde, desde nuestra perspectiva, se echa en falta algún que otro comnponente autocrítico.

 

Las mesas redondas sobre Federico García Lorca.-

Paralelamente a la presentación de los espectáculos, el Festival, en colaboración con el Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo (IITM), organizaba conferencias y mesas redondas en torno a la figura de Federico García Lorca. Pedro Alvarez Ossorio, antiguo director del Centro Andaluz de Teatro, director de escena y experto conocedor de la obra del escritor granadino, y Francisco Ortega, profesor de la Escuela de Teatro de Zaragoza y director del Nuevo Teatro de Aragón, intervinieron en sendas conferencias presentadas por Yavor Koinakov, alto cargo del Ministerio de Cultura, abordando diferentes aspectos de la producción teatral de Federico. El IITM aportó también los videos de varias puestas en escena españolas, como El público, con dirección de Lluis Pasqual, o Bodas de Sangre, con dirección del mismo Alvarez Ossorio. Tras las intervenciones se suscitaron animadas y controvertidas mesas redondas. No en vano entre los asistentes se encontraban algunos de los directores de escena que durante los últimos años han buceado en diferentes textos lorquianos -como Yerma, o Bodas de Sangre-, o estudiosos e historiadores como Stephan Tanev, autor de la biografía más completa sobre García Lorca escrita en ese país.

Explore posts in the same categories: Artículos en Primer Acto, Por el mundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: