(27 Noviembre 2003) Presentación a la Mesa del Teatro

La creación del Centro Dramático de Aragón (CDA) en el contexto del Gran Teatro Fleta de Zaragoza.

A lo largo de la década de los años ochenta una serie de gobiernos autonómicos españoles crearon sus propios centros dramáticos, inspirados, la mayoría de ellos, en el recientemente implantado Centro Dramático Nacional, que tenía su sede en el Teatro María Guerrero, de Madrid.

Esta iniciativa supuso, entre otras cosas, el encuentro entre las aspiraciones de sus propios profesionales y la cristalización de una incipiente política de protección y ayuda a las artes escénicas por parte de estas instituciones públicas. El devenir de estos centros ha sido diferente y sus resultados desiguales. Sin embargo, lo que parece bastante evidente es el hecho de que, en los lugares en que los centros se implantaron de una forma sensata y correcta, sin ceder a la tentación de lo escaparatista y faraónico, han supuesto una importante herramienta de cohesión y consolidación de las estructuras teatrales, siempre frágiles y precarias, y un aumento del nivel de calidad de los productos escénicos.

Aragón quiso ser una de esas autonomías, y de hecho, llegó a crearse un Centro Dramático que nació entre la polémica y el descrédito, precisamente porque se quiso promover a contrapelo de la opinión de la mayoría de los profesionales más destacados de entonces. Ahí están los documentos periodísticos, los manifiestos públicos, etc, que ilustran a las claras que los errores se cometieron desde diferentes sectores. Aquella experiencia, y los ejemplos de otras autonomías, nos han hecho reflexionar ahora sobre los principios que deben inspirar la correcta creación de una estructura de estas características y la precisa delimitación de sus objetivos.

Han pasado quince años desde entonces y hay bastantes aspectos que han cambiado en nuestro panorama teatral. Por ejemplo, dentro de muy pronto el Gobierno de Aragón va a disponer de un magnífico lugar para programar algunos espectáculos que, hoy por hoy, no pueden contemplarse, fundamentalmente por razones técnicas, ni en nuestra ciudad ni en la comunidad: el Teatro Fleta. Aragón y Zaragoza quedan excluidos de los circuitos más relevantes de la danza, la ópera y el teatro internacionales, por no poder disponer de ninguna sala que pueda albergar de forma totalmente adecuada determinados espectáculos de primera línea. La puesta en marcha de este magnífico espacio, situado en el centro de la ciudad, y equipado con los más modernos equipos escenotécnicos, servirá para cubrir este importante déficit cultural.

¿Es esa la única importancia para nosotros de la apertura del nuevo Teatro Fleta?

En absoluto. Siendo, efectivamente, decisivo para nuestra vida cultural, el hecho de poder acceder a determinados circuitos y espectáculos, el aspecto fundamental que es necesario valorar en esta iniciativa es la posibilidad de impulsar creaciones propias con unos costes asequibles. El Centro Dramático, junto con otros proyectos, supone la plasmación concreta del propósito de la Consejería de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, de no utilizar este nuevo espacio como de mero escaparate de lo que los demás hacen en el terreno de las artes escénicas, sino como un lugar vivo, en donde la creación adquiera un protagonismo relevante y se produzca en unas condiciones, cualitativa y cuantitativamente, mejores que las que hasta ahora han existido.

La creación del Centro no es, por tanto, un capricho de nadie, ni la torpe traslación a nuestra tierra de lo que ya existe en otros lugares. Es, por el contrario, la consolidación de una política cultural  que entiende como un bien público el hecho de que los propios ciudadanos de nuestra comunidad tengan la posibilidad de canalizar adecuadamente sus esfuerzos creativos y de gestión cultural, en el convencimiento profundo de que una región que da la espalda a sus propios creadores está favoreciendo inevitablemente la colonización.

Paralelamente a este criterio de protección de lo propio, aplicado de una u otra manera por aquellas comunidades españolas con una vida cultural más rica, encontramos la otra dimensión de nuestra política: la constatación de que lo particular está inmerso en lo universal, y que a todos nos interesa, o nos debería interesar –y a nuestros profesionales los primeros-, conocer y degustar lo que lejos de nuestras fronteras se hace y se disfruta con normalidad. Sólo un Centro Dramático como el que estamos definiendo, nos garantiza el encuentro constructivo y enriquecedor con otras realidades artísticas y con otros profesionales, porque nos permite entablar con ellos acuerdos de colaboración concretos, a través de organismos internacionales, que funcionan ya a pleno pulmón en un Europa que derriba velozmente sus fronteras políticas y culturales.

Esta doble naturaleza se fundamenta, por tanto, en la modestia y en la convicción de la utilidad de lo que se hace despacio y razonadamente, pero también en la saludable ambición. Queremos construir una institución posibilista, con los pies en el suelo, que contribuya a dar solución a nuestras propias precariedades y a nuestras insuficiencias, que tenga en cuenta a nuestros profesionales, a nuestros actores y a nuestras compañías. Es decir, queremos ser humildes y sensatos. Pero, al mismo tiempo, queremos ser ambiciosos, contribuyendo a ensanchar nuestro panorama cultural, en el terreno específico de las artes escénicas y favorecer, desde este ámbito, la consolidación de las señas de identidad cultural aragonesas.

 1.  Objetivos y Funciones del Centro Dramático de Aragón. Su apertura al exterior.

1.1.Objetivos.

Los objetivos del Centro Dramático de Aragón (CDA) serán los siguientes:

-Favorecer, desde el ámbito del teatro, la consolidación de las señas de identidad cultural aragonesas.

-Elevar el nivel artístico del “movimiento teatral” aragonés, contribuyendo a vertebrar y racionalizar mejor sus estructuras y a promocionar en el resto del estado y en el ámbito internacional sus productos escénicos.

-Proporcionar a los profesionales aragoneses, dentro de sus razonables posibilidades, los medios más adecuados para el desarrollo de su actividad y para el mejoramiento de sus capacidades técnicas y artísticas.

-Servir de elemento de cohesión en el entramado teatral de Aragón, actuando de manera coordinada con las políticas emanadas de la Consejería Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón.

-Propiciar en Aragón el conocimiento de la labor artística de otros centros de producción nacionales e internacionales similares, estableciendo con ellos acuerdos de colaboración e integrándose en organismos que coordinen y faciliten tales objetivos.

-Favorecer la estabilidad y el desarrollo de las empresas privadas aragonesas del espectáculo, estableciendo para ello acuerdos, convenios y programas específicos.

-Elevar el nivel y la cantidad del público espectador aragonés a través de campañas de captación y de la organización de actividades divulgativas y formativas diversas, al mismo tiempo que presentando sus propias producciones.

-Promover, estudiar y conservar el patrimonio teatral aragonés.

 

1. 2. Funciones del CDA.

Para el cumplimiento de los objetivos expuestos se entiende que las funciones del CDA serán las siguientes:

1.  Producir espectáculos propios.

2.  Coproducir espectáculos con otros centros dramáticos nacionales e internacionales, y, de modo preferente, con empresas teatrales aragonesas.

3.  Organizar seminarios y cursos diversos sobre diferentes aspectos de la formación y el reciclaje de los profesionales del espectáculo.

4.  Promover actividades encaminadas a afianzar el desarrollo de una “nueva dramaturgia aragonesa”.

5.  Organizar actividades para fomentar el conocimiento por parte del público de los diferentes aspectos que conforman el hecho teatral.

6.  Realizar campañas de formación y captación de nuevos públicos.

7.  Archivar adecuadamente documentos escritos, materiales videográficos, sonoros, etc., de nuestro patrimonio teatral.

 

1.3.    La apertura al exterior del CDA

Para la adecuada consecución de estos objetivos y poder llevar a la práctica todas las funciones que se asigna el CDA, la Dirección de este organismo, al menos en un primer periodo de afianzamiento, trabajará en tres direcciones:

En el ámbito regional, estimulando una reflexión entre todos los componentes del movimiento teatral aragonés, especialmente entre los responsables de la planificación cultural de ayuntamientos e instituciones públicas, asociaciones culturales, etc., sobre la situación real de nuestro movimiento teatral, incluyendo los logros conseguidos a lo largo de estos últimos años, y las carencias que todavía subsisten, con especial atención en mejorar la eficacia y racionalidad de los circuitos teatrales al servicio de nuestro propio teatro, y para el desarrollo de su propia labor.

-En el ámbito nacional, estableciendo puentes y acuerdos de colaboración, como pueden ser las coproducciones, participación en sus circuitos, intercambios con profesionales, experiencias formativas conjuntas, etc., con otros centros dramáticos regionales y con el Centro Dramático Nacional.

-En el ámbito internacional, estableciendo igualmente este tipo de acuerdos con centros dramáticos ya consolidados, con especial atención a los situados en zonas geográfica, política y culturalmente próximas a la nuestra. Del mismo modo, solicitando su inclusión en organismos internacionales de coordinación de estos centros, y especialmente en la Convention Theatrale Européenne.

 

2.  Los proyectos del CDA: producciones, coproducciones y actividades complementarias.

 

2.1 Las producciones propias

Como cualquier estructura de esta naturaleza, el CDA debe poseer una Unidad de Producción que le permita afrontar con garantías artísticas y técnicas sus propias realizaciones escénicas. Estamos hablando de espectáculos de medio o gran formato que, además de presentarse en el Gran Teatro Fleta de Zaragoza, puedan hacerlo en los principales escenarios del Circuito de las Artes Escénicas.

Las producciones propias serán encargadas a directores aragoneses, nacionales e internacionales, y estarán representadas por repartos compuestos mayoritariamente por actores formados en nuestra comunidad, o nacidos en ella. En este sentido, el Centro Dramático quiere ser también un lugar de encuentro entre generaciones y escuelas de profesionales, algunos de los cuales decidieron emigrar de nuestra región, en uno u otro periodo, puesto que consideraron que no existían propuestas interesantes de trabajo y de realización personal.

Los criterios que se seguirán a la hora de decidir cuáles serán las producciones propias de cada temporada y quiénes serán sus responsables artísticos tendrán, lógicamente, relación con los planteamientos que la institución se marca desde una perspectiva estrictamente estética y que son básicamente los siguientes:

a)  Impulsar el desarrollo de la dramaturgia aragonesa actual y

dar a conocer los textos más relevantes de nuestra literatura dramática clásica.

b)  Contribuir a mantener y divulgar, desde una perspectiva estética contemporánea, las dramaturgias más relevantes de nuestro teatro clásico español de los siglos XVI y XVII.

c) Fomentar el conocimiento del teatro contemporáneo español y universal.

Para la realización de estas producciones propias se contempla la vinculación contractual del Centro con los actores y técnicos por un periodo medio de cinco meses (dos para los ensayos, y tres para la exhibición de los espectáculos), siguiendo en este sentido los modelos de contratación y las tablas salariales de otros teatros públicos españoles, y en especial, del Centro Dramático Nacional. Estos contratos podrán ser ampliados en caso de que la producción constituya un éxito indiscutible y sea posible, y conveniente, mantenerla durante más tiempo en gira nacional o internacional.

Como criterio general, a las producciones propias del CDA se les aplicarán las partidas económicas más importantes del ejercicio anual. Se entiende con ello que estas producciones propias son, finalmente, las que van a contribuir de manera especial a crear su imagen pública.

Es un criterio deseable el de que la mayor parte de las personas que intervienen en la producción de los espectáculos sean aragonesas o realicen su actividad teatral profesional en nuestra comunidad. Sin embargo, queda abierta la posibilidad de contratación de los servicios de otros profesionales de fuera, cuando en Aragón no sea posible encontrarlos, cuando interese por alguna razón especial el concurso de alguien por sus específicas peculiaridades, o cuando otro tipo de circunstancias así lo aconseje.

Una vez elegido el profesional que dirigirá el espectáculo, el CDA le encomendará totalmente la responsabilidad de la autoría del mismo, poniendo a su disposición todos los medios que haya destinado a la producción. Del mismo modo, este profesional podrá elegir a las personas que integrarán el equipo artístico en su conjunto, exponiendo previamente las razones de esta elección al Jefe de Producción y al Director del CDA, que propondrá ante el Consejo de Administración la contratación de los mismos. El director del montaje podrá realizar, o encomendar la realización, de pruebas de selección actorales o de cualquier otro tipo.

2.2.   Las coproducciones.

El CDA tendrá capacidad de realizar espectáculos en régimen de coproducción con cualquier empresa o productora teatral de carácter privado o público. Pero fundamentalmente se marcará como objetivos en este terreno:

Las coproducciones con otros centros dramáticos.

Las coproducciones parecen inicialmente un buen medio para dar a conocer ante el público de los circuitos nacionales e internacionales la existencia del CDA. También de propiciar una política de intercambios de sus producciones propias en los circuitos naturales de los centros dramáticos.

Estas coproducciones, en principio, deberán abordarse en plano de igualdad de costes por parte de los centros coproductores. Sin embargo, no es aconsejable establecer de entrada unos parámetros demasiado fijos en este terreno, sino que el criterio finalmente adoptado por la dirección del CDA a la hora de negociar los términos económicos de una coproducción de esta naturaleza debe ser la consecuencia del análisis de las peculiaridades técnicas y de producción del espectáculo, y de los objetivos concretos (artísticos, culturales, políticos, apertura de nuevos mercados y circuitos, etc.) que se quieran obtener.

Las coproducciones con empresas teatrales aragonesas.

De manera preferente el CDA se planteará la posibilidad de realizar espectáculos, en régimen de coproducción, con empresas aragonesas especializadas en cualquier tipo de manifestación teatral, tales como el teatro de sala, de calle, de animación infantil, de marionetas, etc.

El CDA entenderá que las coproducciones deben constituir una pieza fundamental en la relación con las empresas privadas, proporcionando medios técnicos y económicos adecuados para la realización de algunos proyectos teatrales de gran interés que no podrían llevarse a cabo si éstas tuvieran que asumir de manera individual, aún gozando de la ayudas y subvenciones estipuladas anualmente por el Gobierno de Aragón, la financiación de los mismos.

Los términos concretos de las coproducciones serán los siguientes:

a) El CDA realizará coproducciones con empresas teatrales aragonesas a propuesta de éstas, y tras realizar una selección entre todas las presentadas, en función del interés cultural y artístico de los proyectos y la viabilidad de su distribución.

b)El CDA y la compañía coproductora aportarán cada uno el 50% de la financiación del proyecto en los términos y plazos que se acuerden en el “Contrato de Coproducción” firmado por ambas partes.

c)La coordinación y responsabilidad de la coproducción la asumirá el Jefe del Departamento de Producción del CDA en estrecha colaboración con quien delegue la empresa coproductora para tal menester. Del mismo modo, en dicho contrato se formalizarán las cláusulas de su distribución posterior.

d)Esta coproducción podrá ser incluida por el CDA en su “Oferta de Programación”, dentro del Circuito de Aragón, y propiciará igualmente su estreno en los circuitos nacionales e internacionales a los que tendrán acceso el resto de sus producciones.

e) La compañía coproductora podrá realizar las gestiones que considere oportunas para distribuir el espectáculo siempre que no entren en contradicción con las cláusulas pactadas contractualmente.

f) Los ingresos de taquillaje o de cachet que se obtengan de la explotación del espectáculo una vez estrenado recaerán en la empresa coproductora durante el tiempo y el número de actuaciones que se pacten inicialmente hasta la amortización de los costos de producción. A partir de ese momento se pondrán en práctica los criterios firmados en el “Contrato de Coproducción” sobre reparto de supuestos beneficios.

g) La empresa teatral no podrá aportar su 50% de financiación con fondos obtenidos a través de las Ayudas a la Producción establecidas por el Gobierno de Aragón, ni haber presentado el proyecto en las Concertaciones.

 

2.3.   Las actividades complementarias

Además de las producciones y coproducciones anuales, el Centro Dramático se propone impulsar toda una serie de actividades que tienen como objetivo, tanto la dinamización del sector, como la búsqueda de nuevos públicos. Entre las fundamentales podríamos destacar:

Ciclo “Teatro Abierto”. Bajo esta denominación, se organizarán otro tipo de producciones encaminadas a promover experiencias teatrales de marcado carácter experimental, realizadas con bajo presupuesto, de formato unipersonal, o de reparto pequeño, y con unos requisitos técnicos sencillos. Estas experiencias tendrán como objetivo estético fundamental la investigación y la mezcla de los lenguajes artísticos, tales como la música, la literatura dramática, la danza contemporánea, los nuevos soportes audiovisuales, etc.

En principio, el CDA podrá programar a lo largo de la temporada y en espacios adecuados para ello (no necesariamente salas convencionales) dos o tres espectáculos de este tipo.

El CDA proporcionará una ayuda económica a proyectos renovadores, en función de su interés y viabilidad, a propuesta de sus creadores, realizando por ello una selección de entre todos los presentados. Para ello se firmará un contrato de colaboración, similar al utilizado en las coproducciones, en donde se pactarán  todos los extremos del proyecto, incluidos los referentes a su distribución posterior.

Ciclos de “Lecturas dramatizadas”.

Ciclos de conferencias y debates sobre temas teatrales y que se desarrollarán no sólo en la sede central (Gran Teatro Fleta) sino acompañando algunas representaciones de los espectáculos producidos y coproducidos en los diferentes lugares en donde se presenten.

Para la primera temporada el CDA podría organizar un “Ciclo de Debates sobre los quince años de teatro público en España” invitando a participar en él a los directores de los actuales centros dramáticos españoles y de algunas zonas similares.

-Ciclo “Nueva Dramaturgia Aragonesa”. Entraría dentro del interés preferente del Centro Dramático, organizar actividades que sirvan para estimular la creación de textos teatrales escritos por autores aragoneses contemporáneos, y su difusión posterior. Para ello pondrá en marcha cuantas actividades estuvieran a su alcance y que podrían ser inicialmente las siguientes:

-Organización de talleres de dramaturgia, impartidos por nuestros autores más destacados y por especialistas nacionales e internacionales.

-Lecturas realizadas por los propios autores.

-Creación de un Premio de Literatura Dramática Aragonesa, con una dotación económica y que iría acompañado de la publicación de la obra premiada en el contexto de las ediciones específicas del CDA coordinadas desde el Departamento de Documentación.

-Ciclos de formación y reciclaje para nuestros profesionales, impartidos por los más prestigiosos maestros en los diferentes terrenos de la producción teatral. Este tipo de actividades podrán organizarse en colaboración con diferentes instituciones y organizaciones aragonesas.

-Publicaciones sobre temas teatrales. El Centro Dramático se plantea en cada temporada la publicación de dos textos dramáticos de autores aragoneses, y otros dos textos teóricos o trabajos de investigación sobre temas teatrales.

 

3. Campañas de captación de público. La descentralización del CDA.

Es uno de los objetivos fundamentales del Centro Dramático conseguir que el número de espectadores teatrales crezca dentro de toda la comunidad. Al mismo tiempo, que este aumento cuantitativo sea también cualitativo. Es decir que nuestro público, además de ser más numeroso, eleve su nivel de disfrute y comprensión del hecho teatral, creando para ello los mecanismos divulgativos y formativos adecuados. Para conseguir este tipo de metas, el Centro Dramático acometerá diversas actuaciones en materia de captación y política de precios, que se han puesto en práctica con gran éxito en algunos centros dramáticos pertenecientes en su mayoría a la Convention Theatrale Européene y otras redes similares.

Por otra parte, el Centro Dramático, para la consecución de todos estos objetivos, comenzará su andadura con criterios abiertamente descentralizadores.

Como hemos dicho, se entenderá como sede central del Centro Dramático, el Gran Teatro Fleta de Zaragoza, que será el lugar físico en donde se concentrará la mayor parte de su actividad organizativa, administrativa y artística. En este lugar se presentarán las producciones y coproducciones y el resto de actividades, y se centralizarán las oficinas y talleres.

Pero, al mismo tiempo, podrán tendrán rango de sedes complementarias los teatros y salas de espectáculos dependientes de aquellos municipios o diputaciones provinciales que así lo deseen, y que suscriban acuerdos concretos de colaboración con el CDA. Esta oferta puede incluir la posibilidad de programar gratuitamente actividades complementarias, organizar los ensayos de los espectáculos, con asistencia de público en algunos casos, e, incluso, acoger algunos de sus estrenos.

 

4. La estructura básica de Personal del CDA.

La estructura del CDA será corta, operativa y flexible. Para realizar su diseño básico se ha tenido en cuenta modelos similares tales como los del Centro Andaluz de Teatro (CAT) y de manera especial el Centro Dramático Galego (CDG).

Los objetivos marcados en páginas anteriores nos indican que debe haber un Director, elegido para el cargo por un periodo de cuatro años. Este es tiempo que se considera razonable para planificar con cierta tranquilidad y llevar a la práctica un primer ciclo de actuaciones. Cuatro años es, por otra parte, el tiempo medio de actuación que los equipos de gobierno de los centros dramáticos europeos conceden a sus responsables artísticos.

El Director se responsabiliza de la programación, ejecutando la política emanada por el Consejo de Administración del Centro, u órganos similares, velando por su correcto funcionamiento en todos los niveles de actuación y supervisando las tareas de los Departamentos que son los siguientes:

Departamento de Producción, desde el que se diseñan y se ponen en práctica los proyectos de producción y coproducción de los diferentes espectáculos y de las necesidades técnicas y de producción del resto de las actividades. Tendrá un Jefe de Departamento, y dos Encargados de Area: Producción y Técnica.

 –Departamento de Personal y Gerencia, desde el que se supervisará y dirigirán todos los asuntos relacionados con el Personal del propio Centro y los profesionales contratados para intervenir en los espectáculos, y los económico-administrativos. El Jefe de este Departamento será un funcionario del Gobierno de Aragón.

Departamento de Distribución y Animación, desde el que diseñará y se pondrán en práctica todas las tareas necesarias para la venta y difusión de los espectáculos producidos y coproducidos por el CDA, y del resto de actividades, en los circuitos de distribución habituales, tanto en el ámbito aragonés, como en el nacional e internacional. También propondrá la programación en el Gran Teatro Fleta y en las sedes complementarias de algunos espectáculos de otros centros dramáticos. Igualmente diseñará y pondrá en práctica todos los Planes de Animación y Política de Precios, campañas de espectadores, reducciones, etc. Contará inicialmente con un Jefe de Departamento y un Auxiliar Administrativo al que se le asignarán tareas de distribución.

Departamento de Documentación, desde el que se coordinará y llevará a la práctica el objetivo de proporcionar datos y materiales documentales a todos los profesionales y usuarios en general que los necesiten, dando testimonio de la actividad escénica que se produce y se ha producido en nuestra comunidad, no sólo conservándola, sino dándole los soportes de información más adecuados para su consulta. Desde este Departamento se coordinará igualmente el capítulo de publicaciones. Como el resto, inicialmente contará con un Jefe de Departamento.

A esta plantilla fija del CDA se unirá un auxiliar administrativo que realizará funciones al lado del Director.

Explore posts in the same categories: Centro Dramático de Aragón, Teatro en Aragón

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: