Juan Carlos Pérez de la Fuente y el Centro Dramático de Aragón

En casa de Fernán Gómez el 17 de Julio de 2003

En casa de Fernán Gómez el 17 de Julio de 2003

 

A diferencia de lo que ocurre en otros países europeos, como Francia, Inglaterra o Alemania, en nuestro país la tradición de teatro público es relativamente reciente. Baste decir que el Centro Dramático Nacional tiene una trayectoria de veinticinco años, un lustro más que la media del resto.

Por esa razón, el debate sobre las relaciones entre lo público y lo privado en el ámbito de la gestión teatral, adquiere todavía en nuestro país ciertos ribetes virulentos que fueron superados felizmente en esos lugares, fundamentalmente porque ambos se aceptaron, delimitando con claridad el ámbito público, del privado profesional y de la, por otra parte, muy honrosa actividad amateur.

Por esa razón también, siempre que hay un cambio de legislatura, y especialmente si trae consigo además un cambio de signo político, los sillones se remueven con mayor o menor estrépito. En mi opinión, no sólo las formas de hacer esos cambios son importantes. Todavía es más significativa la continuidad de los proyectos en sí, la salvaguarda de la coherencia interna de los mismos, que las personas que puntualmente asumen la misión de dirigirlos o los partidos que ocasionalmente gobiernan estas instituciones. La Comedie Française o la Royal Shakespeare Company ven pasar a directores y gobiernos desde la atalaya de su serenidad centenaria.

Pues bien, en ese contexto, se acaba de producir la sustitución en la dirección del Centro Dramático Nacional, y Gerardo Vera, un hombre proveniente del teatro independiente, especialmente en el campo de la escenografía, y posteriormente del cine, va a sustituir a Juan Carlos Pérez de la Fuente, que ha estado al frente de la institución durante los últimos ocho años. Sirvan estas líneas de bienvenida al primero y de profundo agradecimiento a la labor del segundo.

Juan Carlos ha superado los problemas con astucia, tenacidad y sabiduría. Ha trabajado y ha dejado trabajar. Le ha conferido estabilidad a una institución demasiado acostumbrada tanto a la zozobra política y administrativa, como a ciertas tendencias megalómanas en lo artístico de alguno de sus dirigentes, y, durante este tiempo, ha abierto las puertas a los autores españoles y a jóvenes profesionales de la escena. Todo es discutible e incluso mejorable, pero mi opinión sobre su gestión y sus maneras ha sido, y seguirá siendo, excelente.

Quiero destacar de manera especial el cariño, el calor y el apoyo que ha brindado al Centro Dramático de Aragón. Como todo el mundo sabe, nuestro último proyecto “Morir cuerdo y vivir loco”, escrito y dirigido por Fernando Fernán Gómez, fue realizado en colaboración con el CDN. El centro dramático más joven y el más veterano se unen para hacer un proyecto que ha sido considerado ejemplar en bastantes aspectos. Juan Carlos podía haber desconfiado de nuestra inexperiencia, de la calidad de nuestros actores, de nuestros técnicos, de nuestros profesionales… Podía haber esperado a saber sobre su futuro para embarcarse en una aventura llena, tal vez, de incógnitas… No lo hizo.

Esa es una muestra más de su forma de entender la gestión pública teatral desde unos parámetros responsables y rigurosos, pero también de riesgo, ambición y generosidad.

                                                        Francisco Ortega.

                   Director-Gerente del Centro Dramático de Aragón.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Centro Dramático de Aragón, Otros artículos publicados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: