El viejo celoso

 

Escribí este prólogo para un trabajo de interpretación a partir de “El viejo celoso”, de Cervantes.

5372B

ESCENA PRELIMINAR

 Doña Gema.- (Desde fuera de la escena.) ¡Esmeralda! ¡Esmeralda! ¿Dónde coño te has metido, Esmeralda?. Que tenemos que hacer el reparto para la función, Esmeraldica…. ¡Que está a punto de entrar el público…! (Entra y ve que el público ya está en sus asientos. Se queda unos instantes muda.) Pero, ¿qué hacéis aquí, si todavía no han dado los cuartos en la iglesia de San Martín? (Pausa.) ¿Ya le habéis dado de comer a los conejos? (Pensativa.) Pero si no puede ser… Si el alcalde Cariñena me había dicho que en este pueblo sois de costumbres muy estrictas en cuanto a los horarios, y que no encerráis a los puercos hasta las dos, no despellejáis a los pollos hasta las tres, y no os despiojáis hasta las cuatro… Y ya estáis aquí sentados y repantingados para ver el entremés de hoy… ¿Cómo puede ser? No va a matar la Señora Corregidora, Doña Pilar Ereza… (De pronto, ve a una persona del público.) ¿Y tú, ya te has despiojado, so marrana, que también estabas en el pueblo de al lado y te sabes la función de memoria? Que a ti lo que te pasa es que te mueres por el Alfredico, el que hace de Cañizares en la primera parte… Que ya te voy a dar yo si me lo distraes, como pasó en Arganda, que al pobre se le olvidó la letra en mitad de la escena, y no dio pie con bolo en el resto de la obra, porque te empeñaste en sacarle las tetas desde el balcón de la casa donde servías de criada, o de lo que fuera… ¡Guarra, más que guarra, que eres una guarra y una descarada! ¡Esmeralda!

 Esmeralda.- (Entrando.) Vaya voces, Doña Gema, que me estaba vistiendo de la vecina Ortigosa, porque hoy también nos falta una artista para la función de este pueblo…

 Doña Gema.- Si esto ni es una compañía ni es nada… Cuando no falta uno falta la otra. Y así siempre. Y yo me vuelvo loca con el dichoso reparto. A ver… ¿Está la Isabelica?

Esmeralda.- Si, que esa no falta nunca a los ensayos ni a las funciones.

 Doña Gema.- (Consultando sus papeles.) Pues tendrá que hacer, según mis cálculos, de Doña Lorenza tercera, que hemos de dividir el papel por tres para que todos digan algo y se ganen el cocido de una manera honesta. (Dirigiéndose con la mirada a la espectadora de siempre.) ¡No como otras! Las demás Lorenzas serán la Carmencica y la Diana, que es bueno que hagan mujeres de carácter porque a veces flojean de ánimo y eso es malo para la vida y para el teatro. A ver: ¿están Margarida, la portuguesa, y Belencica, “el ruiseñor de Binéfar”?.

Esmeralda.- Sí que están, sí, y muy animadas, por cierto. (Con malicia.) Que anoche se fueron a conocer el pueblo… y parece que bien lo conocieron. Ji, ji, ji…

Doña Gema.- Pues harán, como tú, de la vecina Ortigosa. Y si algún espectador se extraña de que el personaje adquiera diferente color de una escena a otra, les replicaremos que en esta compañía todos los colores son buenos, además de inventarnos al acabar alguna excusa “dramatúrgica”, como dicen los de la compañía del maestro Rafael Campos, que también estrena por estas fechas. Y en cuanto al personaje de Cristinica lo harán, por este orden, Carmen la alta, Aloña, la vasca, y Beatriz, la indecisa, a ver si se espabilan. Llámalas también y que se vistan.

 Esmeralda.- ¿Y el viejo Cañizares? ¿Y su compadre?

 Doña Gema.- Esos, como siempre, que se los repartan entre los dos hombres que tenemos. Que ya vigilaré yo al Alfredico cuando se le acabe el papel para que no se vaya a retozar con esa pelandusca (refiriéndose a la espectadora de antes.). Y tú, corre, avísales y que salgan inmediatamente. (Dirigiéndose, más tranquila, al resto del público) Ya perdonarán las prisas. Pero es que en mi compañía, como en la mayoría de las de este tiempo, hemos de hacer este tipo de componendas para que todos tengan un trocico de papel que aprenderse y un personaje que interpretar. Y perdonen: no me presenté al principio. Mi nombre es Gema Cruz. Me llaman “La Andaluza” porque nací en Sevilla en 1547, el mismo año que Don Miguel de Cervantes Saavedra. Mis padres se trasladaron a Alcalá de Henares cuando ambos teníamos tres, y mi madre comenzó a ayudar a Doña Leonor de Cortinas en las tareas domésticas. Mi vida ha sido, pues, valga la expresión moderna, paralela a la suya, y siempre me trató Miguelito más como a una hermana que como a una doncella. Leí los mismos libros que él, los discutí apasionadamente, y cuando la vida nos separó, padecí sus fracasos y gocé de sus éxitos con más intensidad que si hubieran sido los míos propios. Y compartí siempre su gran pasión por el teatro. Cuando fundé esta compañía, “El Carro de la Andaluza”, bastante harta de representar siempre entremeses de Lope de Rueda, que me parecieron toda la vida más huecos que los bolsillos de algunos poetas, le animé a que escribiera otros diferentes, con más enjundia en el argumento y mejor resolución en los personajes, como solía hacer en sus relatos. Y Miguelito me hizo caso…. Tanto, que puso para mi compañía, en forma de entremés, lo que había sido antes una de sus mejores novelas: “El Celoso extremeño”. Y con esta obra nos presentamos aquí… si es que nos presentamos. (Mirando entre cajas) ¡Esmeralda! ¿Están los actores listos? ¿Ha regresado ya Luis de sus menesteres con el ejército? (Confidencial.) Que lo tenemos al pobre sirviendo al rey por las mañanas y falta de vez en cuando a los ensayos…

 Esmeralda.- ¡Ya estamos, Doña Gema! (Saliendo) Que nos estábamos acabando de vestir.

(Van saliendo los actores)

Explore posts in the same categories: Adaptaciones y textos teatrales, Textos para publicaciones de la Escuela

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: