Aragón 99-2000: de rumores y producciones…

Todos los años por estas fechas, cuando trato de resumir en unas cuantas líneas lo que ha sido la actividad teatral de esta región, me invade el mismo tipo de sensaciones: no ha pasado casi nada nuevo, si exceptuamos algunos estrenos de interés y el hecho mismo de que se haya mantenido, contra viento y marea, la actividad del sector, pero parece como si estuviera a punto de pasar algo significativo, algo verdaderamente importante.

Rumores, sólo rumores… Se anuncia veladamente que el Teatro Fleta, con un aforo inmenso y unas posibilidades escénicas extraordinarias, recientemente adquirido por la Diputación General de Aragón (DGA), y en el que se va a invertir un gran presupuesto para remozarlo totalmente, está destinado a convertirse en un gran centro de producción artística para el final de la actual legislatura. El Consejero de Cultura y Turismo, Javier Callizo, así lo ha anunciado en varios medios sin entrar todavía en demasiados detalles. Se dice también que ese mismo Gobierno, pero desde otro Departamento, estudia por primera vez la posibilidad de crear un Centro Superior de Arte Dramático. Si así fuera, se daría una buena respuesta a los anhelos expresados tantas veces por los alumnos y profesores de la actual Escuela Municipal de Teatro, dependiente del Ayuntamiento de Zaragoza, y que en este instante está en pié de guerra precisamente por conseguir este tipo de objetivos: “Atarés, escucha, la Escuela de Teatro está en la lucha“, reza una pancarta dirigida al recientemente elegido alcalde de la ciudad, y colocada en la fachada del Cuartel de Palafox, lugar en donde se ubican sus magníficas instalaciones.

Rumores, sólo rumores…  Porque, de momento, la continuidad sigue siendo la tónica. Las subvenciones han vuelto a convocarse un año más -sin incrementarse sustancialmente la cantidad económica asignada para ello-, los festivales de verano ya han anunciado su programación, y la actividad de los circuitos y de las compañías se mantienen en los parámetros previsibles. Estas últimas, por cierto, divididas en dos: las que pertenecen a la Asociación de Empresas, cuya creación supuso un paso importante, como decíamos hace un año, para clarificar el sector profesional, y las que no. El desencuentro ha empezado a tener episodios bastante desagradables y lamentables, teniendo en cuenta además que entre los segundos hay gentes de las que no se pone en duda ni su honorabilidad ni su valía profesional, sino más bien todo lo contrario.

 

Los principales estrenos de la temporada.

Las dos salas estables privadas de Zaragoza mantienen su actividad. Arbolé no ha cesado de presentar espectáculos de títeres y marionetas, el ámbito en el que son pioneros en nuestra región y de los que hemos hablado en alguna ocasión.

El Teatro de la Estación ha abierto una segunda sala –Via 2– en donde presentó primero El Beso de la mujer araña y El informe para una academia, de Kafka, después. En la programación de su “sala grande” se incluyeron a lo largo de la temporada Ay, Carmela, de Sanchis Sinisterra, Trampas y enredos de amor, versión y dirección de Rafael Campos de La doble inconstancia, de Marivaux, Aquí no paga nadie, de Darío Fo, y La profecía, de Fernando Lalana, dirigido al público infantil, con dirección en ambos casos del actor Miguel Pardo. Su compañía titular se presentó también en el mes de Marzo en el Teatro Principal de Zaragoza con una pulcra y bien interpretada versión de Los justos, de Albert Camus. La sala ha albergado un gran número de actividades y muestras de iniciación al teatro para escolares y, a lo largo del mes de Junio, el Curso de Introducción a la Dirección de Escena, organizado en colaboración con la Asociación de Directores de Escena (ADE).

Por su parte, en la Feria de Alcañiz se presentaron los principales estrenos de la temporada.

El Teatro del Temple preestrenó allí su Buñuel, Lorca y Dalí, con texto de Alfonso Plou y dirección de Carlos Martin. Recibieron el Premio al mejor montaje, a pesar de que las dimensiones del escenario del Teatro Municipal complicaron técnicamente la propuesta. Tras la presentación en Zaragoza (Teatro Principal) la compañía ha comenzado a mostrar el espectáculo por España, y, en concreto, en Barcelona (Teatro Goya) y Madrid (Teatro Bellas Artes), lugares en donde han cosechado críticas estimables. Y es que, no cabe duda, es un buen trabajo, asesorado por Agustín Sánchez Vidal, profesor universitario, escritor, y un auténtico especialista en la materia. Un espectáculo sensorial,  pleno de bellas imágenes, con una nómina de actores y actrices excelente, entre los que destacan Balbino Lacosta, Ricardo Joven, Santiago Meléndez, Gabriel Latorre y Pilar Gascón. Se trata de la única aportación escénica, producida en Aragón, dentro del año del centenario del nacimiento del universal cineasta de Calanda.

Nasú ha dado un paso adelante en su propósito de afianzarse en la región y en asomarse al resto del estado. Inmersos en su línea de profundización en el Clown teatral, un camino que sólo ellos cultivan por aquí, obtuvieron un resonante éxito con su montaje Al abordaje, dirigidos por Miguel Garrido quien, por cierto, regresa a Zaragoza para impartir sus clases en la cabreada Escuela de Teatro. Es un buen trabajo, limpio, ingenuo y profundamente divertido.

El Teatro de la Ribera mantuvo en repertorio varios espectáculos. Pero tal vez, entre su intensa actividad, lo más destable haya sido el afianzamiento de su vertiente contemporánea que comenzó con Pasiones, a partir de diversos textos de autores actuales, entre los que se encuentran los de su propia directora Pilar Laveaga, y que ha continuado con La mirada, de Yolanda Pallín, presentado durante bastantes semanas en el Museo Pablo Serrano.

El Nuevo Teatro de Aragón, por último, presentó en coproducción con La Rueda Teatro, La Cantata del Café. Se trata de una pequeña obra teatral construida a partir de la partitura homónima de Juan Sebastian Bach, adaptada por Jorge Idelshon, y unos textos de Paco Ortega, en donde se cuenta la complicada relación entre Johann Christian, el último de los hijos del gran compositor alemán, nacido el mismo año del estreno de la Cantata, y éste. La compañía ha mantenido en repertorio hasta hace unos meses El Siglo, de Michel Laurence, en versión de Benito de Ramón, interpretado por María y Tony Isbert, que estrenaran en la temporada anterior, realizando giras por Asturias, Castilla, Andalucía, etc.

En Huesca los actores de Viridiana Producciones mantuvieron en repertorio su versión de Ñaque, de Sanchis Sinisterra, y presentaron con gran éxito El club de la farándula, con texto y dirección de Jesús Arbués del que pronto se anuncia también el estreno de su Cómicos y maleantes, un espectáculo a partir de canciones y textos del siglo de oro español.

 

Romper la rutina.

A lo largo de la temporada ocurrieron, sin embargo, algunos eventos que contribuyeron a animar el patio, dentro, por supuesto, de un orden. Veamos algunos.

El Teatro Principal de Zaragoza celebró oficialmente en Diciembre su bicentenario con asistencia de muchos e ilustres invitados, en su mayoría actores, actrices y músicos de toda España que se subieron en algún momento de sus vidas profesionales a su escenario.

La CAI, (Caja de Ahorros de la Inmaculada) organizó desde Octubre hasta Mayo el Primer Ciclo de Lecturas Dramatizadas Enotraspalabras, una iniciativa de Luis Merchán, Mariano Anós y Alfonso Plou, en la que se presentaron textos de autores contemporáneos tales como los propios Plou y Anós, y Antonio Alamo, Manuel Veiga, Ernesto Caballero, Yolanda Pallín y otros, dirigidos por profesionales de la tierra.  La iniciativa ha constituido todo un éxito, especialmente por la cantidad de público que se congregó en cada sesión para escuchar y ver los trazos fundamentales de lo que podrían ser puestas en escena posteriores, en una actividad que no tenía precedentes por estos pagos y que todos deseamos tenga continuidad.

Los bichos se volvieron a juntar… Es decir, los actores de diferentes compañías aragonesas que estrenaron aquel Bestiario, de Javier Tomeo, con dirección de Francisco Ortega, en Abril de 1999 se volvieron a ver las caras en el Saló D’Or del Palau Mar i Cel, en el contexto de la 31 Edición de Sitges Teatre Internacional. La próxima cita la tienen en Julio del 2001 en Almada (Portugal) aunque es posible que el Teatro Principal de Zaragoza los acoja en el próximo otoño en programación ordinaria. En ese mismo contexto festivalero, Mariano Anós leyó su Comedia de Fausto, dentro del Ciclo “Paraula d’autor”.

Por último, los que ya se han puesto de camino hacia la corte son el actor Pedro Rebollo y la actriz francesa Violette Ocampo. El primero va a presentar su exitosa versión del monólogo de Koltés De noche justo antes de los bosques, y la segunda será nuevamente La mujer sola, de Darío Fo, con dirección de Luis Bitria y producción de La Rueda Teatro. Ambos se presentarán este verano en la sala El Canto de la Cabra, de Madrid. ¿Qué tendrá que decir Violette para justificar la presencia de ese famoso arbolito en mitad de su alienante y claustrofóbica cocina? ¿Un regalo de navidad de su cariñoso explotador? No se lo pierdan.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Artículos en Primer Acto, Teatro en Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: