Peter Brook habla de Joaquín Hinojosa

Hinojosa 1

(Esto es un bromazo en toda regla. Mi amigo Joaquín Hinojosa me contó un día que había conocido a Peter Brook y qué éste le había propuesto trabajar con él. Al siguiente le telefoneé para decirle que en el libro de Brook “Hilos del tiempo” le mencionaba, lo cual le llenó de sorpresa y de satisfacción. Le leí por teléfono esta referencia que, en realidad, había escrito yo… y se quedó estupefacto)

Uno, al cabo de los años, comete la inmodestia de creer que conoce el mundo exterior e interior de los actores, y que, por tanto, puede prever sus reacciones. Especialmente cuando les ofreces trabajo.

Yo acababa de abrir en Paris el Centro Internacional y la crítica, tanto de Aviñón como la más exigente y sofisticada de la capital habían ensalzado, de una manera que ahora me parece exagerada, nuestra Conferencia de los Pajaros. A través de un amigo común conocí, casi por casualidad, a un joven actor que me deslumbró como pocas veces me había ocurrido hasta entonces.

En realidad fue él quien quiso conocerme. Después de unas frases elogiosas para mi trabajo y para el recién estrenado proyecto del Bouffes du Nord me pidió permiso para hacerme, lo que él llamaba, una crítica. Naturalmente se lo dí, y él con una cierta timidez, propia de su edad, pero de una manera firme, vino a decirme que en el espectáculo que acababa de contemplar notaba la ausencia de algún actor español o sudamericano. Yo le dije que mi compañía estaba abierta a todo tipo de actores y de culturas, y que, tenía razón. Pero también le aseguré que ese problema tenía fácil remedio. “¿Cuál?”, me contestó con una mirada y un gesto en el que pude apreciar cierto matiz de complicidad burlesca. “Pues que usted, mañana mismo se incorpore a ella”.

Toda la noche estuve pensando que ese joven actor desconocido, del que rápidamente recabé referencias, podría ser el anhelado protagonista del Machabarata que llevábamos preparando desde hacía meses. Se lo dije a mi esposa que me contestó con cierto escepticismo:”Ya verás como no viene. Preferirá trabajar con Francisco Ortega, ya lo verás”. Y así fue en efecto. Aquel actor no volvió a aparecer y siempre creeré que con él desapareció para nosotros una nueva manera de encarar nuestro trabajo. El Machbarata hubiera sido otro con Joaquín Hinojosa, que así se llamaba nuestro hombre, si hubiera ingresado en nuestro grupo de trabajo.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Por puro placer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: